¿Contractura en la espalda yahoo respuestas operacion de columna lumbar recuperacion

Las personas usamos la palabra dolor para referirnos a sensaciones que pueden ser muy distintas de una persona a otra. Sin embargo, es importante que identifiques los matices de cómo sientes el dolor de espalda. Y es que los especialistas médicos pueden obtener importante información de tu relato sobre cómo experimentas el dolor.

De hecho, una descripción en detalle de tus síntomas suele ser el primer elemento que requiera el médico paso diagnosticarte. Esta descripción detallada de los síntomas junto con tu historial médico son, a menudo, suficientes para diagnósticar una causa de tipo general, como una contractura muscular, o incluso una enfermedad específica, como una hernia de disco o la estenosis espinal (ver el artículo sobre las causas del dolor de espalda).


El dolor de espalda puede aparecer súbita o progresivamente. En ocasiones aparece cuando realizamos ciertos movimientos, incluso algo tan común como un estornudo o tos. En algunos casos puedes llegar a sentir hormigueos y adormecimiento en los brazos o piernas. Al dolor que baja desde la espalda hasta la pierna, se lo conoce como ciática.

El dolor puede ser agudo o crónico. El dolor agudo suele durar de cuatro a seis semanas. El dolor crónico no remite, es continuo; se trata de un dolor a largo plazo que en algunos casos puede durar toda la vida. Las personas que sufren de dolor crónico suelen pasar ocasionalmente por episodios de dolor agudo. Estos casos suelen tener una causa subyacente como la hernia de disco, la enfermedad degenerativa de los discos o la osteoartritis, entre otras.

Es importante que trates el dolor de espalda apropiadamente. Si el dolor persiste y no remite con el pasar de los días, busca atención médica. Si reconoces alguno de los siguientes síntomas, definitivamente deberías buscar a la brevedad apoyo médico:

Lo cierto es que existen muchas dolencias o patologías que pueden dar lugar al dolor de espalda o dolor de pierna (como la ciática). Afortunadamente hoy en día existen avanzados instrumentos de diagnóstico médico, como las resonancias magnéticas, por ejemplo, que permiten identificar con bastante exactitud y precisión las causas de dolor, aún en los casos más complicados.

Las personas usamos la palabra dolor para referirnos a sensaciones que pueden ser muy distintas de una persona a otra. Sin embargo, es importante que identifiques los matices de cómo sientes el dolor de espalda. Y es que los especialistas médicos pueden obtener importante información de tu relato sobre cómo experimentas el dolor.

De hecho, una descripción en detalle de tus síntomas suele ser el primer elemento que requiera el médico paso diagnosticarte. Esta descripción detallada de los síntomas junto con tu historial médico son, a menudo, suficientes para diagnósticar una causa de tipo general, como una contractura muscular, o incluso una enfermedad específica, como una hernia de disco o la estenosis espinal (ver el artículo sobre las causas del dolor de espalda).

El dolor de espalda puede aparecer súbita o progresivamente. En ocasiones aparece cuando realizamos ciertos movimientos, incluso algo tan común como un estornudo o tos. En algunos casos puedes llegar a sentir hormigueos y adormecimiento en los brazos o piernas. Al dolor que baja desde la espalda hasta la pierna, se lo conoce como ciática.

El dolor puede ser agudo o crónico. El dolor agudo suele durar de cuatro a seis semanas. El dolor crónico no remite, es continuo; se trata de un dolor a largo plazo que en algunos casos puede durar toda la vida. Las personas que sufren de dolor crónico suelen pasar ocasionalmente por episodios de dolor agudo. Estos casos suelen tener una causa subyacente como la hernia de disco, la enfermedad degenerativa de los discos o la osteoartritis, entre otras.

Es importante que trates el dolor de espalda apropiadamente. Si el dolor persiste y no remite con el pasar de los días, busca atención médica. Si reconoces alguno de los siguientes síntomas, definitivamente deberías buscar a la brevedad apoyo médico:

Lo cierto es que existen muchas dolencias o patologías que pueden dar lugar al dolor de espalda o dolor de pierna (como la ciática). Afortunadamente hoy en día existen avanzados instrumentos de diagnóstico médico, como las resonancias magnéticas, por ejemplo, que permiten identificar con bastante exactitud y precisión las causas de dolor, aún en los casos más complicados.