Herpes zóster o zona. síntomas y clasificación de los diferentes tipos saludbio escoliosis toracica

Es una afección inflamatoria aguda de uno o varios ganglios sensitivos, raquídeos o intracraneales, producida por el virus de la varicela-zoster, caracterizada por la erupción de vesículas de aspecto aperlado y reunidas en grupos en el trayecto de un nervio cutáneo gerneralmente, asociada por lo común con el dolor intenso de carácter neurológico.

La erupción de vesículas que aparecen en la piel se corresponde al trayecto de un nervio o a veces más, hasta cuatro. La causa es un proceso inflamatorio o irritativo de los ganglios espinales de dichos nervios, con reacción ligera del líquido cefalorraquídeo.

El herpes zona es más frecuente en los nervios del tronco (sobre todo torácicos) y extremidades que en los de la cabeza.


En un principio, el zona o herpes zóster puede confundirse, antes del brote de las vesículas, con otras neuralgias o con procesos viscerales ( pleuritis, afecciones abdominales, angina de pecho). Tipos de herpes o zona

El herpes zóster es casi siempre epidémico. A veces, es muy evidente su relación con epidemias de varicela, por lo que algunos admiten la identidad de las dos enfermedades; además de las relaciones epidemiológicas, se aduce que los niños que han padecido el zona quedan inmunes para la varicela.

En el interior de las vesículas (que pueden ser de diferentes tamaños y suelen estar reagrupadas en racimos) existe un líquido seroso que hace que la vesícula tenga un aspecto nacarado. Posteriormente el líquido se hace turbio (y alguna vez purulento) pudiendo en alguna ocasión llegara ser rojizo por la presencia de sangre (herpes zóster hemorrágico) además de las vesículas son: del dolor y una sensación de quemadura muy típica.

Durante todo el proceso (de 2 a 4 semanas o más) y en especial durante la primera erupción de vesículas, el paciente presenta unos dolores vivos, quemantes a lo largo del trayecto del nervio o nervios inflamados (nervio trigémino de la cara, nervios intercostales, etc.). Este dolor que no es siempre constante (a veces hay períodos de calma), puede llegar a ser insoportable.

De los nervios craneales el más frecuente es el trigémino, sobre todo su rama superior. Este herpes llamado zóster oftálmico puede afectar no solo a la región periorbitaria, sino a la mucosa conjuntiva. Este tipo de herpes se puede complicar llegando a afectar a la integridad de la vista.

El herpes o zona puede producir atrofia muscular o parálisis de los músculos correspondientes; por ejemplo, parálisis facial o monoplejía (zona paralítico); estas parálisis aparecen tardíamente (después de una semana o más). El herpes oftálmico causa queratitis y otalgias intensas.

Hace muchos años experimenté un herpes "genital", y según las definiciones, éste no existe; pero cuando lo vives te das cuenta de que sí. Se extendía hacia arriba en dirección a la cadera y, abarcándola, se extendía hacia la columna vertebral (sacro-lumbar).

Aunque al principio me aplicaron lidocaína y posteriormente una pomada (de esas que dicen "muy caras"), nada me hizo efecto, por lo que recurrí a unas plantas que se dan en el monte… Oí hablar de ellas a una persona, que se las había recomendado a un familiar y ESO FUE MANO DE SANTO.

Las identifiqué, las busqué, la trituré en un mortero, me apliqué el jugo en la piel (hasta que se agotaba); me ponís la hierba machacada como un emplasto, y… en estado de relajación… ¡Curada! Se llama YERBA MORA. Es una planta más bien pequeña, con unos frutos como tomatitos negros (también se dan en color rojo), pero sólo se utilizan las hojas FRESCAS.

Estuve haciendo esto tantas cuantas veces fueran necesarias al día (yo quería curarme), y en cosa de 10 días… ¡¡Adios!! Lo que con la medicina tradicional se alargó mes y medio, con esto en unos 10 días se arregló. Y no me produjo cicatrices, no se secó, no se cayeron las postillas porque no hubo herida, ni me rascaba… Sólo me relajaba… respiraba para tranquilizarme… y me veía restablecida.