Los mensajes de mi botella 15 temas bomba para escoliosis dorsolumbar derecha discutir (12- tecnología)

Ahh, la tecnología, capaz de llevar al siguiente nivel la vida de los contractura lumbar ejercicios seres humanos, pero a la misma vez de llevarla al borde de la destrucción… tantas veces ha pasado, y tantas veces ha surgido el debate de sí merece la pena avanzar tanto y tan deprisa o mejor hacerlo de una forma sostenible, mesurada y sin coquetear con la hecatombe y el apocalipsis.

Por supuesto, no hay que olvidar que la tecnología va de la mano de la ciencia, por lo que cada avance científico suele acarrear una mejora en la tecnología, si no es que cada avance tecnológico puede acabar dándonos las herramientas para conseguir nuevos avances científicos, y así en un ciclo que mejora nuestra vida y la de toda la especie humana (incluso de otras especies, las menos), pues la tecnología no es sino una manera de mejorar.


Para aclarar una posible duda con esto, la ciencia sería el conocimiento, que nunca ha de ser malo, y la tecnología sería operacion de columna lumbar recuperacion la aplicación de dicho conocimiento. Como ejemplo podríamos poner el de la Ciencia de las explosiones nucleares, que es conocimiento, que si se aplica como tecnología, podría acabar con la especie humana en cinco minutos. Por tanto, conocerlo no es malo, sino bueno, pero utilizarlo para que tecnológicamente nos lleve a la ruina, es completamente negativo.

Aquí entraríamos en una típica dicotomía sí-no, pero con los matices típicos. Tecnología sí o tecnología no. Es evidente que la mejora en la tecnología produce progreso, por lo que muchos humanos más conservadores siempre van a estar en contra ante cada avance, y sólo lo van a aceptar cuando sea tan evidente la mejora que no adoptarla sería tonto (el ejemplo sería el de un homínido que se empeña en no adoptar el fuego, mientras el resto de sus semejantes sí lo han hecho, con las grandes ventajas que acarreaba, de calor, calentar alimentos, espantar animales o fabricar útiles, entre otras).

Una postura radical es la de los luditas (o neoluditas actuales), que surgieron a principios del XIX con escoliosis lumbar izquierda tratamiento la Revolución Industrial, rechazando toda esa tecnología que iba a acabar con el empleo de millones de personas. Ellos rechazan toda tecnología (lo que por supuesto les ha traído grandes desgracias, como una baja esperanza de vida, por no poder usar los adelantos en Medicina), lo que hoy en día correspondería con oponerse a la Robótica e Informática, que amenazan con acabar con los empleos de millones de personas (¡justo como en el XIX!, qué casualidad y qué paralelismo).

¿Quién decide que estenosis lumbar sintomas un invento como la dinamita es malo o es bueno? Recordemos la cantidad de personas muertas por culpa de la dinamita (incluso Alfred Nobel acabó arrepintiéndose de todo y creó sus premios para lavar un poco su conciencia y su nombre, con gran éxito por cierto), pero recordemos también la contribución que esas explosiones controladas han hecho por ejemplo a la hora de modificar el paisaje con túneles, extraer minerales, desbloquear caminos, etc…

Y luego también está el tema de qué pasa cuando un invento mejora escoliosis lumbar izquierda nuestra vida, pero acaba siendo perjudicial con el planeta y seguramente a la larga se lo considere perjudicial o un error… Pues quizá de primeras sea estupendo usarlo, pero si pensamos en los que vendrán después puede que entendamos el error (se me ocurre el ejemplo del amianto, material de construcción muy usado en el siglo XX por su gran resistencia y propiedades aislantes, pero que luego acabó siendo un asesino silencioso).

4-Historia: Aquí hablamos de la historia de la humanidad y su evolución, sería muy curioso hacer una lista, un seguimiento de todo. Cada invento, que trajo una gran mejora en la calidad de vida del ser hernia lumbar l4 l5 humano, que trajo un enorme desarrollo al que lo tenía y una gran desventaja competitiva al que no. Cada invento que mejoraba y que a la vez siempre podía ser usado para hacer el mal, descontrolado, en manos de desaprensivos. Cada invento que si lo usara mal un pobre podría acabar con el rico (y eso no debe ser, claro).

Así surgieron el fuego (calienta pero quema), las herramientas de la edad de piedra dolor lumbar y pierna izquierda (para mejorar su vida diaria pero también para matar a sus semejantes), la rueda (para mover cosas buenas, pero también malas), la pólvora (como energía de propulsión, pero también para propulsar balas), la imprenta (para extender el conocimiento, pero también el desconocimiento), la electricidad (para compartir la energía, pero también para matar), internet (para comunicarnos eficientemente, pero también para controlarnos), etc… Sin ellos no estaríamos aquí, pero por culpa de ellos muchos tampoco llegaron a viejos.

De hecho, cualquier millenial vive en un vertiginoso y continuo cambio desde su nacimiento, desde los últimos momentos escoliosis sintomas analógicos hasta lo digital, con movimientos, reformas y revoluciones casi anuales, por lo que estamos obligados a adaptarnos o morir, como las generaciones anteriores ya no pueden hacer, como nosotros sí podemos, para intentar seguir el ritmo de los nacidos en este siglo.

Y es que no nos podemos dormir, porque si no, la tecnología nos deja obsoletos, y pronto incluso acabaremos comiendo papel en vez de comida, quién sabe. Lo que está claro es que la tecnología está aquí, para quedarse, y tontos seríamos de no acogerla con los brazos abiertos, pero los ojos y los oídos avizor, porque en cualquier momento la Inteligencia dolor lumbar derecho tratamiento Artificial espera para pegarnos el hachazo definitivo…

Y gracias a todo eso y a otras cosas, vosotros estáis leyéndolo en una parte recóndita del mundo. Sólo eso, tan fácil, así es la tecnología, que de verdad es buena cuando hace el bien, y cuando sirve para integrarse en nuestras vidas como si siempre hubiera existido. Y cuando la usamos para hacer el mal, algo rompemos en nuestra propia especie, algo empieza a no estar en el orden justo de las cosas, y entonces, algo más cerca estamos de ese abismo…