Síntomas del linfoma hernia lumbar ejercicios prohibidos

El sistema linfático, cuya función es combatir las infecciones o cualquier otro cuerpo que amenace a nuestro organismo, también se compone de los ganglios linfáticos que existen en todo el cuerpo para filtrar la linfa que fluye a través de ellos. Los ganglios linfáticos se hinchan y se ablandan cuando un gran número de organismos microbianos se introducen en ellos, lo que nos indica, una infección local.

Otras afecciones médicas que se han asociado con las altas tasas de linfoma incluyen la infección con el VIH, el virus linfotrópico de células T Humanas (HTLV-1), el virus de Epstein-Barr, la infección por Helicobacter pylori o la hepatitis B o C; enfermedades autoinmunes (como el lupus); enfermedades que requieren tratamientos que suprimen el sistema inmune y cualquier enfermedad autoinmunitaria.


Diagnóstico del linfoma

La clasificación A indica que no hay síntomas como fiebre y pérdida de peso, la clasificación B indica estos mismos síntomas y la clasificación E indica que el tumor se ha extendido directamente a partir de un ganglio linfático a un órgano. Tratamiento del linfoma

Después de que el paciente se someta a la terapia, puede notar una mejoría (se encoge el linfoma), una estabilidad en la enfermedad (el linfoma se mantienen en el mismo tamaño), una progresión (el linfoma empeora) o una refracción en la enfermedad (el linfoma es resistente al tratamiento). Los pacientes también pueden someterse a una terapia de inducción que está diseñada para inducir a la remisión, a una terapia de salvamento que está diseñada para hacerse cargo de los posibles fallos del tratamiento o a una terapia de mantenimiento que es el tratamiento destinado a prevenir la recurrencia. Quimioterapia

La quimioterapia utiliza productos químicos que interfieren con el proceso de división celular. Esta técnica daña las proteínas o el ADN y es por ese motivo que las células cancerosas se suicidan. Este tipo de tratamiento está dirigido a todas las células que se dividen rápidamente (no necesariamente sólo las células cancerosas). Las células normales generalmente pueden recuperarse de cualquier daño inducido por productos químicos mientras que las células cancerosas no pueden. La quimioterapia se utiliza generalmente para tratar el cáncer que se ha diseminado o se ha metastatizado ya que los medicamentos viajan por todo el cuerpo. El tratamiento se realiza en ciclos para que el cuerpo tenga tiempo a curarse entre las diferentes dosis. Sin embargo, actualmente, continúan existiendo efectos secundarios comunes tales como la pérdida del cabello, náuseas, fatiga y vómitos. Las terapias de combinación a menudo incluyen varios tipos de quimioterapia o quimioterapia combinada con otras opciones de tratamiento. Radiación

El tratamiento de radiación, también conocido como radioterapia, destruye el cáncer. Unos rayos de alta energía se centran sobre las células cancerosas. Esto causa daño a las moléculas que componen las células cancerosas y los lleva a cometer suicidio. La radioterapia utiliza alta energía de rayos gamma que son emitidos a partir de metales como el radio o rayos X de alta energía que se crean en el interior de una máquina especial. La radioterapia se puede utilizar como un tratamiento independiente para reducir un tumor o destruir las células cancerosas y también se puede utilizar en combinación con otros tratamientos del cáncer.

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden incluir cambios leves en la piel parecidos a las quemaduras solares, náuseas, vómitos, diarrea y fatiga. Los pacientes también tienden a perder el apetito y tienen problemas para mantener el peso, pero los efectos secundarios desaparecen al cabo de unas cuantas semanas una vez se ha finalizado el tratamiento. Prevenir el linfoma

Entre los síntomas del linfoma también podemos incluir unos síntomas no específicos como pueden ser la fiebre, los escalofríos, la inexplicable pérdida de peso, los sudores nocturnos, el letargo y los picores. Lista de los síntomas del linfoma