Vida sana 2011 hernia de disco lumbar tratamiento

• Las aftas son pequeñas protuberancias blancas o llagas rodeadas por una zona enrojecida. Si bien las aftas no son contagiosas, se las suele confundir con el herpes labial, causado por el virus del herpes. Quizá sea útil recordar que las aftas aparecen dentro de la boca, mientras que el herpes labial usualmente lo hace fuera de ella. Las aftas pueden repetirse y ser menores (pequeñas), mayores (grandes) o herpetiformes (múltiples, en grupos o en racimos). Las aftas son afecciones comunes y suelen reaparecer. Si bien no se conoce la causa exacta de las mismas, algunos expertos creen que pueden verse involucrados problemas del sistema inmunológico, bacterias o virus. Factores como el estrés, los traumas, las alergias, el tabaquismo, la deficiencia de hierro u otras vitaminas y la herencia también contribuyen a que una persona sea más propensa a padecer aftas.


• El herpes labial, también llamado ampollas de fiebre o herpes simplex, es un grupo de ampollas que aparece alrededor de los labios y a veces debajo de la nariz o en el mentón. El herpes labial, por lo general, es causado por un tipo de virus herpes y es muy contagioso. La primera infección suele ocurrir en niños, a veces sin síntomas, y puede confundirse con un resfrío o una gripe. Una vez que la persona se ha infectado, el virus permanece en el cuerpo, provocando ataques recurrentes ocasionalmente. En algunas personas, sin embargo, el virus permanece inactivo.

• La leucoplasia tiene el aspecto de una placa blanquecina y espesa en el interior de la mejilla, las encías o la lengua. Se la suele relacionar con el hábito de fumar y mascar tabaco, si bien otras causas pueden ser las prótesis dentales mal ajustadas, los dientes rotos y el morderse la propia mejilla. Puesto que un 5% de los casos de leucoplasia se convierte en cáncer, el odontólogo realizará una biopsia. La leucoplasia suele curarse al dejar el tabaco.

• La candidiasis — aftas — es una infección micótica causada por el candida albicans (un hongo). Se le reconoce por las placas de color amarillento cremoso o rojizo que aparecen en las superficies húmedas de la boca. Los tejidos que se encuentran debajo de la placa pueden doler. La infección micótica bucal ocurre con mayor frecuencia en aquéllos que utilizan prótesis dentales, los recién nacidos, las personas debilitadas por una enfermedad y las personas cuyo sistema inmunológico no funciona correctamente. Aquéllos que padecen boca seca, que están tomando o que acaban de finalizar un tratamiento con antibióticos también son susceptibles a ella.

• Aftas — las aftas suelen curarse después de 7 a10 días, si bien los brotes recurrentes son comunes. Los ungüentos tópicos de venta libre y los analgésicos proporcionan alivio temporal. El uso de enjuagues bucales antimicrobianos ayuda a reducir la irritación. A veces, se recetan antibióticos para reducir una infección secundaria.

• Herpes labial — las ampollas suelen desaparecer en una semana aproximadamente. Puesto que las infecciones de herpes no tienen cura, las ampollas pueden volver a aparecer durante períodos de trastornos emocionales, exposición a la luz solar, alergias o fiebre. Los anestésicos tópicos de venta libre pueden proporcionar alivio temporal. Las drogas antivirales recetadas pueden reducir estos tipos de infecciones virales. Consulte a su médico u odontólogo al respecto.

• Leucoplasia — el tratamiento comienza por eliminar los factores que causan las lesiones. Para algunos pacientes, esto significa dejar de fumar o de mascar tabaco. Para otros, significa desechar las prótesis dentales de ajuste deficiente y reemplazarlas por otras que se adapten correctamente. Su odontólogo controlará el trastorno, examinando la lesión a intervalos de tres o seis meses, según el tipo, la ubicación y el tamaño de la misma.

• Continua exposición al ruido ensordecedor que se produce en campos de prueba de misiles, equipos de forjado en metal o estampado en acero, canchas de tiro con carabina de alta potencia o talleres de fabricación de metal con frecuencia terminan ocasionando acufeno en un oído o en ambos. Escuchar música rock a alto volumen durante días y días también ha provocado acúfenos a muchas personas.

• El flujo insuficiente de sangre en la parte superior del torso a causa del estrechamiento de los vasos sanguíneos en esa región debido al colesterol también puede desencadenar acufeno en personas que sufren de hipertensión. Uno de los ejemplos más característicos de este tipo de problema de audición está relacionado con el acúfeno pulsátil donde el paciente puede oír sus propios latidos.

• Aunque ciertos tipos de alimentos y bebidas, como los alcoholes a base de granos, el vino tinto, los chocolates y los quesos pueden provocar acufeno en muchas personas que nunca han sospechado ese diabólico vinculo existente entre esos inocuos productos y el acúfeno.